¡Hola!

En el post de hoy hablamos de una de las cosas que más nos gusta… ¡las esponjas de maquillaje!

En esta ocasión os traemos la esponja 3DHD™ BLENDER de Sigma. Es la primera esponja que presenta la marca y su diseño está inspirado por las brochas de la marca que llevan el mismo nombre (y cuya forma está patentada por Sigma Beauty).

Como podéis ver tiene una superficie redondeada (como el resto de esponjas que estamos acostumbrados a usar), pero luego se “corta”, por lo que ofrece dos superficies planas y una punta muy, muy precisa.

La marca dice de ella que es una esponja con ángulos únicos diseñada para aplicar primer, corrector y base, esculpir el rostro e iluminar con cualquier fórmula (polvo, crema o líquida). Y así es: su forma la hace perfecta tanto para aplicar base como corrector, puedes llegar sin ninguna dificultad a zonas a las que costaría llegar con otras esponjas. Su forma la hace además perfecta para poder marcar el contorno en crema, si es que soléis hacerlo.

En tienda la hemos estado probando y personalmente tengo que decir que me encanta. La suavidad que tiene, el tamaño que adquiere cuando la humedecemos y su forma son ideales para cuando queremos conseguir un acabado menos cubriente o para usar con bases más pesadas. Tanto para un uso personal como para un uso profesional creo que es una esponja ergonómica y fácil de usar. Además, he notado que no absorbe tanto producto como otras esponjas.

Otro punto a su favor es que son sin látex, por lo que no hay que preocuparse de si se tiene alergia o no a ese material.



¿Cómo se usa?

Lo ideal con este tipo de esponjas es usarlas humedecidas. Puedes hacerlo con agua termal o con agua del grifo. La humedecemos bien, escurrimos y empapamos con un papel o una toalla para retirar el exceso de agua.

Aplicamos el producto que vayamos a usar (base, corrector…) en el dorso de la mano o sobre la piel del rostro y difuminamos a ligeros toques.

¿Cómo cuido mi esponja?

Como anotación, Sigma recomienda cambiar estas esponjas cada tres meses para una mayor higiene. Cada vez que la usemos, la lavaremos con agua tibia. Ponemos un par de “pumps” de un jabón que nos funcione con las brochas/esponjas (el SIGMAGIC® BRUSHAMPOO™ LIQUID funciona genial) y vamos presionando levemente la esponja para que salga todo el producto. Dejamos secar completamente.

¿Con qué os aplicáis la base de maquillaje?

¡Os recuerdo que nos podéis seguir en nuestras redes sociales para estar al tanto de todas las novedades!