¡Hola!

En el post de hoy os traemos una información que muchas veces nos confunde a la hora de elegir un protector solar en verano (¡en invierno también debemos usar protección!)

Cuando vamos a comprar un filtro solar encontramos mil variedades: filtro físico, filtro químico, protección rayos UVA, UVB… ¿Qué quieren decir todas estas cosas?

Empezamos por, quizás, lo que más duda suscita:
¿de qué me protege este solar?

En todos los solares encontramos las siglas UVA y UVB pero… ¿Qué son? ¿Qué provocan?

Los rayos UVA provocan las lesiones a nivel superficial de la piel: envejecimiento, arrugas prematuras, sequedad o alergias… Tienen la misma intensidad todo el año, da igual que sea verano o invierno y no provocan quemaduras, pero al ser absorbidas por la piel provocan las temidas manchas.

Los rayos UVB por su parte son los que tienen más energía y producen quemaduras y causan el bronceado. Además del melanoma.

Por todo esto, para tener una piel sana, es importante que el filtro que escojamos nos proteja correctamente de todo el espectro ultravioleta.

Además de saber de qué nos protegen los productos que aplicamos en la piel, es importante saber de qué manera lo hacen. Por eso, vamos a ver qué diferencia hay entre un filtro físico y un filtro químico.

Filtros físicos

También llamada inorgánica y conocida por todas como “pantalla total”.

¿Cómo actúan?

Estos filtros actúan como un espejo en la piel: reflejan la radiación ultravioleta, por lo que no daña nuestras células al no penetrar en la piel.

¿Qué son?

Sustancias de origen mineral. Las que más se usan actualmente son el
óxido de zinc y el dióxido de titanio.

¿De qué nos protegen?


Los filtros físicos protegen de todo el espectro ultravioleta: tanto los rayos UVA como los rayos UVB.

¿Para qué tipo de pieles están indicados?

Para todo tipo de pieles, pero especialmente pieles sensibles y niños, ya que al no ser absorbidas por la piel no provocan reacciones alérgicas.

¿Por qué no son tan populares?

Son menos populares que los filtros químicos porque, desde el punto de vista cosmético, nunca han sido muy agradables. Al ser moléculas de gran tamaño se quedaban en la piel y hacían un efecto de máscara blanca muy poco estético. Actualmente existen filtros físicos, como los de Niod, que son to
talmente invisibles.

Filtros químicos

También llamados orgánicos.

¿Cómo actúan?

Absorben los rayos y los transforman en inocuos para la piel.

¿De qué nos protegen?

Depende del filtro absorberá más los rayos UVA, UVB o ambos.

¿Para qué tipo de pieles están indicados?

De nuevo, para
todo tipo de pieles, aunque estas, al ser absorbidas por la piel, pueden causar reacciones alérgicas.

En este caso los filtros químicos son más populares porque se absorben con facilidad y la mayoría no dejan el efecto máscara.


¿Qué protección escojo?

En lo que me basaría principalmente para saber qué tipo de protección escoger sería en mi piel: ¿tengo dermatitis? ¿Piel sensible? ¿Se la voy a poner a un niño? ¿En qué horas las voy a usar?

Respondiendo a estas preguntas y con la información que os hemos dejado en el post obtendréis vuestra respuesta.

¿Conocías las diferencias que hemos mencionado hoy?


¡Os recuerdo que nos podéis seguir por nuestras redes sociales para no perderos ninguna novedad y podéis venir a visitarnos a nuestra tienda física situada en el centro de Murcia!

Nos vemos en el próximo post,